Se portaba mal en clase y su papá lo amenazó con ir y sentarte a su lado: lo cumplió




Nuestros padres siempre buscan lo mejor para nosotros, especialmente cuando vamos a la escuela, se esfuerzan por velar que tengamos las mejores calificaciones y que hagamos bien nuestras tareas, pero sobre todo que mantengamos una actitud correcta en las clases y que seamos personas ejemplares.

A pesar de que siempre quieren esto, los jóvenes suelen no adaptarse en ocasiones a sus formas de estudio o a sus profesores. Muchas veces les gusta llamar la atención y no tienen la mejor conducta en clases. Quizás sea porque tienen problemas de atención, o porque su forma de demostrar que tienen personalidad es esa, y está mal porque pueden tener problemas más adelante.

Por otro lado, están esos padres que exageran con respecto al control que quieren tener sobre sus hijos, es decir, quieren que sus hijos tengan un comportamiento exactamente como ellos lo desean. Prácticamente quieren que tengan la personalidad de sus padres y que no sean auténticos, y eso le pasó a este padre con su hijo.

En este caso te contaremos una historia simular: Un padre desesperado por controlar a su hijo, quien es un chico problemático, ideó una manera extremadamente ingeniosa para asegurarse que su maleducado hijo prestara atención más durante la clase de física: El padre fue a la escuela del muchacho, se sentó a su lado y vio la clase con él.

Los padres de Brad Howard, un joven de 17 años, recibían constantes llamadas telefónicas por parte de la escuela para informarles que su hijo se portaba mal durante la clase de física, en el primer módulo de la mañana, cosa que por supuesto enfadaba rotundamente a su padre, quien quería un hijo perfecto en clases.

Es por eso que, el padre cansado de recibir tantas quejas del mal comportamiento de su hijo, decide ponerlo entre la espada y la pared si no quería hacer el ridículo frente a todos sus compañeros: Le dijo a Brad que si lo volvían a llamar a su casa por portarse mal en la clase de física, este iría a la escuela y se sentaría a ver la clase con él. De esta manera se sentiría tan avergonzado que no querría volverse a portar mal en clases nunca más en el resto de su vida.

 

“Papá le dijo a Brad que si recibíamos otra queja de su maestro de física iría a sentarse a clases con él. Recibimos una llamada ayer, así que… este es papá en la mañana”.

Por desgracia o fortuna para Brad, no pudo evitar que su padre cumpliera con sus advertencias. Pasó poco tiempo antes de que su familia recibiera una nueva llamada de la escuela para portar el mal comportamiento de Brad en la clase de física, por lo que su padre acudió al centro de estudios y se sentó junto a su hijo durante la clase de física, donde tenía tan pésimo comportamiento. Definitivamente este fue un acto que avergonzó a Brad frente a todos sus compañeros de clase.

Brad explicó: “ni siquiera me di cuenta de él hasta después de haber dicho hola a todos mis amigos, pero yo estaba sorprendido”. Y mientras el estudiante estaba mortificado por la aparición de su papá, sus amigos amaron la visita porque disfrutaron viéndolo retorcerse de vergüenza.

Seguidamente a lo ocurrido con el padre, la hermana de Brad, Molli, publicó en Twitter una foto que demuestra que su papá realmente asistió a la clase, y describió lo siguiente:

“Mi padre le dijo a mi hermano que si recibía otra llamada del profesor de física quejándose iría a sentarse a su lado en clase”.

Como era de esperarse, no tardaron en llegar las reacciones en Twitter, donde las personas se rieron de Brad por lo ocurrido con su padre en la clase de física, y otros aplaudieron que el padre tomara esas medidas ante el comportamiento de su hijo en la escuela, porque consideran muy importante para el buen desarrollo estudiantil de los jóvenes.

Si bien es cierto que hay padres que en verdad toman medidas extremas para enseñar a sus hijos, o más bien controlarlos, es bueno llegar a mutos acuerdos entre las partes, para que ninguno tenga que exagerar en cuanto a las decisiones que se tomen luego de que llamen a un padre porque su hijo tiene mal comportamiento en la escuela.

Lo más recomendable es ayudarlos y prestarles mucha atención, además de dársela. Los adolescentes son difíciles de sobrellevar por la cantidad de cosas que pasan por sus cabezas y porque creen que el mundo es muy complicado y todos están en su contra, cuando realmente no es así.

Es importante que los jóvenes sean orientados y reciban una educación adecuada por parte de sus padres que deben enseñarle cómo comportarse en diferentes aspectos de su vida. Lo importante siempre es ayudar a los hijos, para que nadie tenga que pasar por una situación penosa y vergonzosa.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *